Archivo de la categoría: Opinión

¿Deberíamos dudar de la utilidad de SAP Idea Place?


SAP Idea Place, por lo que tenemos entendido, es el portal para que los usuarios de productos SAP sugieran mejoras o innovaciones.  Estas sugerencias son valoradas por SAP, entre otros factores, considerando el nivel de votación de la idea, y luego SAP puede decidir incluir la nueva funcionalidad o característica a sus productos.  Suena muy bien,  hasta podríamos afirmar que este procedimiento en sí mismo es innovador y único,… claro, si funcionara realmente.

SAP Idea Place, para escuchar al usuario-cliente o para distraerloVer enlace

Tenemos la sensación que SAP Idea Place ha sido un buen invento del área de Marketing pero que no ha sido adoptado plenamente en la gestión de los Productos SAP.  Con tantas ideas residiendo años, sin recibir ningún tipo de respuesta, la sensación que percibe el usuario es de “pérdida de tiempo”.  Ha habido “ideas” obvias y necesarias que han sido consideradas pero hay una gran cantidad que residen en este repositorio, aparentemente ignoradas por SAP.

La continuidad de este Portal depende, principalmente, por la aportación de los usuarios, pero esta aportación continuará si existe algún tipo de comunicación. A nuestro parecer, falta una gestión de las sugerencias, una moderación más visible o notoria por parte de SAP daría lugar a que se recibieran más ideas o estas fueran de mayor valor.

Anuncios

Un SAP RDS será más útil si hay claridad en los procesos de negocio


SAP Rapid Deployment Solutions (SAP RDS) son las alternativas de implementación de soluciones SAP para no comenzar desde cero y reducir los riesgos por falta de experiencia.  Los RDS apuntan a ser el compendio de buenas prácticas y lineamientos para adoptar una determinada solución para un sector en concreto en el menor tiempo posible. 

Los orígenes de los SAP RDSs son señalados en las clásicas SAP Best Practices y en SAP Business All-in-One (la solución paquetizada de SAP ERP para la PYME), las cuales tratan de responder las siguientes cuestiones:

  •  ¿Por qué gastar tiempo y esfuerzo en tareas técnicas que no aportan una ventaja competitiva?
  • ¿Por qué no utilizar el conocimiento adquirido por SAP y sus partners en la implementación de soluciones para las distintas industrias que reflejen las maneras más eficientes de realizar algunas tareas de negocio mediante la implementación de procesos estandarizados?

Nuestra Opinión:

  • Consideramos que no todas las soluciones SAP tendrán el suficiente recorrido para lograr el objetivo de agilizar las implementaciones y algunos contratiempos podrían aún no conocerse.
  • SAP debería mejorar sus procesos para captar las experiencias de sus partners, dado que no es el principal implementador de sus soluciones.
  • Los negocios deberían ser más flexibles para ceder o ajustar sus actividades según el proceso que estén automatizando.
  • Para nosotros, el mejor “acelerador” para la implementación de una solución informática, es el autoconocimiento que tienen las organizaciones y la claridad de cómo desean llevar a cabo los procesos de negocio que desean brindar eficiencia a través de una solución SAP, prescindiendo de actividades redundantes o que no contribuyen a la obtención de valor.

Las opiniones 2.0 cada vez menos fiables


Alguna vez nos unimos al “coro” que reclamaba “escuchar” a las redes sociales, blogs y demás medios 2.0 para analizar opiniones, y en función de ellas, tomar decisiones.  Después de lo visto en los últimos meses, llegamos a la conclusión que en muchos casos la elección de los medios sociales como fuentes de información debería ser una decisión muy bien valorada, porque los resultados podrían ser poco útiles o contraproducentes.

La principal característica que debe cumplir una fuente de información es la fiabilidad,  y desde hace mucho tiempo vemos como se venden y comparan comentarios o tweets que hablen bien de empresas, servicios o productos sobre los que no se tiene ni experiencia o conocimiento. Esta práctica se denomina astroturfing, y al parecer empresas que se autodenominan “especialistas” en SEO (Search Engine Optimization, Optimización/Posicionamiento en buscadores) se han excedido en el retoque de reputaciones 2.0, tanto, que han motivado la intervención del FBI para desmantelar una red, de ámbito internacional, por inundar internet con falsas opiniones.

Lamentablemente el FBI no dará abasto para desbaratar las redes de falsos SEOs, Community Managers y demás inventos creados alrededor de Internet en todo el mundo para “retocar” opiniones 2.0.  Ante este panorama, volverá a ser más recomendable utilizar las clásicas técnicas de la estadística para recopilar información u opiniones: la encuesta y la experimentación.

Referencia: aquí y aquí

Sistemas Inteligentes sin olvidar la inteligencia emocional de las personas


Estamos rodeados de ” inteligencia”,  comemos alimentos inteligentes, vestimos con prendas inteligentes, conducimos vehículos inteligentes, trabajamos con sistemas inteligentes y si tenemos suerte, residimos en ciudades inteligentes… Pareciera que los únicos “no inteligentes” fuéramos nosotros y los que nos rodean, sino, ¿de qué otro modo se explica tanta oferta y demanda de inteligencia?

Siempre he dudado de la efectividad de los sistemas inteligentes, en aquellos que brindan la “información oportuna y necesaria para tomar mejores decisiones”, porque tras de estos sistemas siempre habrá personas.  ¿Cuántas veces hemos dicho “sí” o “no” cuando sabíamos que lo contrario era lo correcto? y actuamos así por extrañas circunstancias que muy a menudo se explican por nuestro estado emocional, que muy difícilmente podrá ser considerado en los algoritmos de cualquier sistema inteligente.

Por ejemplo, en el trágico accidente de aviación de la línea área Avianca en 1990 en el aeropuerto JFK de Nueva York, ¿qué falló para que un avión de estas características se estrellase por falta de combustible?, ¿faltaba más “inteligencia” al avión o más convicción y seguridad en sí mismo al piloto? Al parecer, el avión hizo su trabajo, brindó la “información oportuna en el momento adecuado”, todo indica que el piloto no supo utilizarla correctamente, transmitiéndola con poca claridad a los responsables del control aéreo del aeropuerto.

Bienvenida la inteligencia en los sistemas, pero no descuidemos algo aun más importante, complejo e impredecible, imposible de embeberlo, al menos por ahora, en las lógicas de un sistema automatizado: La inteligencia emocional de los individuos, que por exceso de confianza o por la carencia de ella, puede derivar en acciones o decisiones absurdas que en algunos casos pueden resultar en consecuencias irreparables.

“Bien o bonito, lo hago otro día”… Cuando la calidad no es importante


Hace unos días culminé unas sesiones de SAP Business Intelligence, y como es lógico, en la última sesión tocaba “examen”, eso sí, con todo el material a su disposición (como en la vida real), incluyendo Google.  En los últimos minutos, revisando los trabajos, me percato de algunas soluciones “originales”, brindaban el resultado solicitado, pero de aquella forma que nunca quisiéramos encontrar si nos tocara modificarla.  Al exigir una explicación, se me indicó “hace lo que he pedido” y “que bien o bonito, ya lo haría otro día”… Plop!…  Lo curioso de esta anécdota, es que respuestas similares ya la hemos escuchado en la “vida real”.

La culpa de esta situación, en parte fue mía, porque sólo me limité a indicar lo que quería (alcance) pero no detallé nada sobra la forma, especialmente lo relacionado a la calidad.  Algo similar sucede en los requerimientos de los proyectos informáticos, se señala lo que se desea pero no los criterios mínimos de calidad que debe tener la solución, para medianamente garantizar su mantenimiento y evolución.  Más “pecado” tiene cuando la calidad se olvida en la implementación de soluciones de Business Intelligence o Corporate Performance Management (CPM o EPM) las cuales van dirigidas a mejorar la eficiencia de los procesos de negocio.

Dar por su supuesto que la calidad será parte de la solución, sería un error.  Tal vez sea porque se reducen los costes y los plazos, pero parece que hacer las cosas bien se considera una pérdida de tiempo.  Para que esto no te suceda, te sugerimos que en el alcance de tu proyecto, especifiques lo siguiente:

  • Todos los entregables (documentos y solución en sí), deberían estar regidos por estándares de calidad oficiales o adaptaciones de las mismas.
  • Especificar los procedimientos para asegurar que la calidad de integra en la solución.  Por ejemplo, se podría definir una planificación de auditorías y como se actuará con el resultado de ellas.
  • Señale como se controlará la calidad, indicando las métricas, tolerancias y responsabilidades.

En una coyuntura tan dinámica o cambiante, de poco servirá una solución que nos brinde el alcance solicitado y que por problemas de calidad,  sea rígida o poco flexible a ser modificada o evolucionada.

Claves de las personas “exitosas”


Cuando cursamos nuestro MBA teníamos una serie de asignaturas que comúnmente se conocen como de habilidades directivas y personales, normalmente de trataba de un fin de semana monotemático en el que se trabaja alguna “habilidad”.  A pesar del esfuerzo de los excelentes profesores que tuve, no me lo llegaba a creer.  No me convencia que desde un viernes por la tarde a un domingo al medio día, el “milagro” se había producido en muchos de mis compañeros, como algunos señalaban muy convencidos.

Al igual que no creo en la “imposición de manos”, tampoco creía que dos discusiones del método del caso, alguna teatralización y algunos juegos en equipo, obraran el milagro.  En todo caso, sería una pincelada más, que se uniría a otras vivencias, lecturas y otras experiencias que contribuirían a potenciar habilidades en el futuro.

Entre el material de lectura que nos entregaban no faltaban listas de características como podría ser la que hemos encontrado en la publicación de referencia sobre las claves de personas “exitosas”:

  • Reconocen los errores.
  • Rehúsan la autocompasión.
  • Son independientes y confían en sí mismas.
  • Son capaces de ver, al mismo tiempo, los detalles y el marco ampliado de una situación.
  • Aprenden a controlar los impulsos.
  • No tratan de hacer demasiadas cosas a la vez o demasiado pocas.
  • Tienen la capacidad de aplazar la gratificación.
  • Equilibran el pensamiento analítico, creativo y práctico.
  • Disponen de una alta motivación.
  • Saben cuándo perseverar.
  • Saben cómo sacar el máximo partido de las propias habilidades.
  • Traducen el pensamiento en acción.
  • Se orientan hacia el producto.
  • Completan las tareas y llegan al final.
  • Tienen iniciativa.
  • No tienen miedo al fracaso. Corrigen los errores y aprenden de ellos.
  • No postergan.
  • Tratan de superar las dificultades personales.
  • Se centran y concentran en alcanzar los objetivos.
  • Tienen autoconfianza. Creen en la propia capacidad de alcanzar los objetivos.

Tampoco me creo esta lista, pero creo que puede sumar y contribuir para mejorar en el futuro

Referencia: Harvard Deusto Business Review (número 214)

“Esto es” como “este otro”… o la comodidad de “encontrar” similitudes entre las cosas


  • BPC es como Excel,
  • La 10 es como la 7.5,
  • BusinessObjects es como MicroStrategy,
  • Una migración a BW sobre HANA es como cualquier otra migración… Plop!!!

Estas son algunas expresiones que hemos escuchado en el mundo de la consultoría informática.  Nadie quiere complicarse, pero se “peca” en el afán de simplificar todo con el fin de convencer y no entrar en detalles que quizás por desconocimiento se trata de evitar.  No pretendemos asustar a nadie, sino de afrontar cada reto tecnológico con todo el conocimiento necesario para identificar las verdaderas posibilidades y limitaciones, y de este modo, gestionar adecuadamente su implementación.

La necesidad de simplificar, resumir, asociar, catalogar o clasificar es parte de la naturaleza humana, pero dependiendo en qué contexto se formule, su utilidad o inutilidad tendrá un impacto directo sobre las cosas que se hagan.  Si se trata de la implementación de un producto SAP podemos señalar las siguientes premisas:

  • Ningún producto es similar a otro producto SAP, al de otro fabricante e inclusive las diferencias pueden ser importantes entre las versiones del mismo producto.
  • Difícilmente un producto SAP podrá llevar la etiqueta de producto terminado. La innovación es constante y en muchas ocasiones la madurez o estabilización del producto se logra cuando el producto es liberado y lo comienzan a utilizar los usuarios.
  • Las fortaleza de un producto son conocidas desde un inicio, pero muchas de las debilidades o limitaciones se descubren durante los períodos de implementación.

Las similitud informática no existe y menos entre SAP HANA con relación a la tecnología del pasado, y más aún, si sabe que SAP HANA presenta novedades constantemente.

No cuentes lo que has hecho, sino lo que puedes hacer por el cliente


Las iniciativas comerciales y estilos de comunicación que crea SAP son imitados por casi la totalidad de sus partners o consultoras que ofrecen los servicios de implementación de productos SAP (nota: sabemos que es más habitual usar el término implantar, implantación y sus derivados, pero creemos que el término que más se ajusta al objetivo que se persigue al poner en funcionamiento una solución informática que mejore la eficiencia de los procesos es implementación).

Desde una apreciación personal, consideramos que “la técnica” de contar “casos de éxito” está agotada, muy válido para SAP que se comunica a un amplio público, mundial y heterogéneo; pero quizás poco efectivo para un partner que tiene la oportunidad de comunicarse a un público conocido y concreto.

La facilidad con la que se puede encontrar “casos de éxito” en Internet, muchas veces mejor explicados y más relevantes, hace que el efecto “sorpresa” o “interesante” no se produzca cuando se cuenta lo que se ha hecho en otros sitios.  Por otro lado, nos encontramos con usuarios con una mayor presión de encontrar soluciones que se pueden adaptar a sus negocios, al cual consideran único y diferente.

Nuestra sugerencia es buscar la diferenciación constantemente, contar la experiencia es importante, pero no debe convertirse en el único mensaje, porque quizás el cliente se quede con la sensación de haber asistido a una exhibición del ego y no a una reunión en dónde esperaba llevarse ideas claras de cómo mejorar la gestión de sus procesos de negocio.

No diseñes “mastodontes” en SAP BPC


Ante todo, cuando diseñes un modelo o aplicación en SAP Business Planning and Consolidation (SAP BPC), ten presente que es una herramienta para automatizar los procesos de negocio de las áreas financieras – contables, tales como la elaboración de los presupuestos o la consolidación financiera. 

SAP BPC no es una herramienta de Business Intelligence (BI) o analítica, ofrece características de reporting pero esta dirigida a explotar la información introducida es esta herramienta transaccional, una funcionalidad para que los usuarios validen la información introducida o realicen tareas básicas de análisis.

Si se desea analizar la información de presupuesto, planificación, previsiones o cualquier otro proceso que se automatice utilizando SAP BPC con información generada en otras aplicaciones o sistemas, no lleves toda la información a SAP BPC, terminarás construyendo un “mastodonte” que tarde o temprano tendrás que “sacrificar”.

Nuestra recomendación es que diseñes el modelo analítico que requiere tu organización en una plataforma externa a SAP BPC, tal como SAP NW BW, en la que se integre toda la información necesaria para el análisis de información, proveniente de diversas fuentes, entre ellas de SAP BPC.  Esta información luego podrá ser explotada con herramientas de BI y análisis que ofrecen mayores recursos y posibilidades, tales como las que se incluyen en la plataforma SAP BusinessObjects BI 4.0 (nuestra recomendación indiscutible si todas tus fuentes de datos son SAP e inapelable si tienes o tendrás SAP HANA)

SAP BPC es una herramienta transaccional para usos específicos, no es una plataforma de BI y mucho menos un data warehouse, para estos fines tiene limitaciones técnicas, que si ignoras el uso especifico que tiene, terminarás construyendo una “jungla” de cubos con una infinidad de “tuberías” entre ellos, de difícil mantenimiento y con riesgos potenciales de inconsistencia e inseguridad.

En la consultoría informática ¿algo no debería cambiar?


Hace unos días leíamos que un “especialista” señalaba que tenemos a nuestro favor los principales indicadores que apuntaban que pronto superaremos la crisis: Salarios más bajos que Europa del Norte, despidos baratos y el suelo cada vez más económico…. y para más alegría de los potenciales inversores, las leyes laborales más “flexibles” de Europa… Plop!… Nos deja “contentos” y “optimistas”

Quizás sea un hecho puntual, pero últimamente nos parece escuchar más rumores sobre EREs y otras modalidades de despidos en el mundo de la consultoría informática.  La menor demanda de servicios, la mayor oferta de ellos, una legislación que facilita el despido y sobre todo, la gestión estructurada sobre una visión basada en el coste a corto plazo, propician este panorama.

Nos lo preguntábamos antes y ahora más, ¿no hay otro modelo de gestión?, con más de cuatro años de crisis ¿no se ha podido valorar otras alternativas mejores que amputarse la experiencia y el conocimiento? Esa “agilidad de reacción” o “flexibilidad para adaptarse a nuevas realidades”, que se ofrece en presentaciones de PowerPoint, no se aplica en la propia casa.

Proyectos innovadores que logran financiación, todos ellos basados en tecnologías de la información

Todos señalan a las tecnologías de información como principal motor de la innovación, pero no podemos crear o innovar nada con los que mal llamamos “desasignados”, sólo programarles su casi probable salida.  Personalmente no creemos en la motivación, pero si en la desmotivación, y no hay peor cosa que contribuye a ello que la “incertidumbre laboral”.  

Si se tiene el conocimiento, técnica y experiencia, quizás sólo falte organizarlo con una pizca de ilusión.  Afortunadamente están surgiendo consultoras con otra visión, que no se gestionan desde otros países o desde los pisos más elevados de una torre.