Preguntas para lograr la innovación del modelo de negocio

Cuando vemos comparativas entre los denominados fabricantes de dispositivos móviles tales como HTC, Samsung y Apple no lo encontramos muy racional y útil, porque después de todo, lo único que tienen en común es que son innovadoras, pero cada una dirigida bajo un modelo de negocio distinto.


Cuando vemos comparativas entre los denominados fabricantes de dispositivos móviles tales como HTC, Samsung y Apple no lo encontramos muy racional y útil, porque después de todo, lo único que tienen en común es que son innovadoras, pero cada una dirigida bajo un modelo de negocio distinto.

La innovación puede estar orientada hacia un producto, proceso o el modelo de negocio que tiene una empresa.  Entendemos como modelo de negocio como el conjunto de actividades y la relación o vinculo que tienen estas actividades para ofrecer un bien y/o servicio.

De los tres posibles tipos de innovación que se puede llevar a cabo en una organización, el más complejo y difícil de replicar es la innovación del modelo de negocio.  Así tenemos el caso del Apple, un buen ejemplo de innovador del modelo de negocio, cuyas posibilidades de ingresos que le pueda generar un cliente no concluyen con la venta del dispositivo móvil, sino que esta posibilidad continua indefinidamente por la venta aplicaciones, música y otros contenidos que puede realizar el cliente una vez que compra el dispositivo.

Otro caso de innovación del modelo de negocio es  Nespresso que ha diseñado  sus actividades para crear una relación de dependencia indefinida con el cliente a partir de la venta de sus máquinas de café y posteriores ventas de capsulas de café.

Muy distinto es el caso de HTC, caracterizado por la innovación constante en sus producto, cuyas posibilidades de ingresos que le pueda  generar un cliente concluye con la venta de su dispositivo móvil.

Resulta difícil que se replique un modelo de negocio, más fácil resulta que se copie la innovación de un producto o el modo en que lleva a cabo un determinado proceso de negocio.  En el documento de referencia encontramos las siguientes preguntas que deberíamos formularnos para buscar la innovación en modelo de negocio:

  • ¿Qué necesidades percibidas se pueden satisfacer a través del nuevo diseño del modelo?
  • ¿Qué actividades novedosas son necesarias para satisfacer las necesidades percibidas?
  • ¿Cómo se podrían vincular entre sí las actividades de una forma novedosa?
  • ¿Quién debería realizar cada una de las actividades del modelo de negocio?, ¿la empresa?, ¿el cliente?, ¿socios o proveedores?, ¿Qué mecanismos de gobernanza permitirían esta estructura?
  • ¿Cómo se genera valor con el nuevo modelo para cada uno de los involucrados?
  • ¿Qué modelo de ingresos encaja con el nuevo modelo de negocios?

Referencia: Harvard Deusto Business Review (número 218, diciembre 2012)

En la consultoría informática ¿algo no debería cambiar?

Hace unos días leíamos que un “especialista” señalaba que tenemos a nuestro favor los principales indicadores que apuntaban que pronto superaremos la crisis: Salarios más bajos que Europa del Norte, despidos baratos y el suelo cada vez más económico…. y para más alegría de los potenciales inversores, las leyes laborales más “flexibles” de Europa… dicho esto ¿querrá aplausos?


Hace unos días leíamos que un “especialista” señalaba que tenemos a nuestro favor los principales indicadores que apuntaban que pronto superaremos la crisis: Salarios más bajos que Europa del Norte, despidos baratos y el suelo cada vez más económico…. y para más alegría de los potenciales inversores, las leyes laborales más “flexibles” de Europa… Plop!… Nos deja “contentos” y “optimistas”

Quizás sea un hecho puntual, pero últimamente nos parece escuchar más rumores sobre EREs y otras modalidades de despidos en el mundo de la consultoría informática.  La menor demanda de servicios, la mayor oferta de ellos, una legislación que facilita el despido y sobre todo, la gestión estructurada sobre una visión basada en el coste a corto plazo, propician este panorama.

Nos lo preguntábamos antes y ahora más, ¿no hay otro modelo de gestión?, con más de cuatro años de crisis ¿no se ha podido valorar otras alternativas mejores que amputarse la experiencia y el conocimiento? Esa “agilidad de reacción” o “flexibilidad para adaptarse a nuevas realidades”, que se ofrece en presentaciones de PowerPoint, no se aplica en la propia casa.

Proyectos innovadores que logran financiación, todos ellos basados en tecnologías de la información

Todos señalan a las tecnologías de información como principal motor de la innovación, pero no podemos crear o innovar nada con los que mal llamamos “desasignados”, sólo programarles su casi probable salida.  Personalmente no creemos en la motivación, pero si en la desmotivación, y no hay peor cosa que contribuye a ello que la “incertidumbre laboral”.  

Si se tiene el conocimiento, técnica y experiencia, quizás sólo falte organizarlo con una pizca de ilusión.  Afortunadamente están surgiendo consultoras con otra visión, que no se gestionan desde otros países o desde los pisos más elevados de una torre.

Para medir la innovación, el flujo neto de efectivo

Nos bombardean constantemente con la misma palabra y sus derivados, está de moda, en “crisis” más: “innovación hoy más que nunca”, “debemos ser innovadores”… y más “frases célebres”… pero ¿qué es exactamente innovación?. Hasta unos días, nos habíamos quedado con la que resumidamente señalaba algo similar a lo siguiente: adopción de cambios en procesos, bienes o servicios que generan valor a consumidores y empresa.


Nos bombardean constantemente con la misma palabra y sus derivados, está de moda, en “crisis” más: “innovación hoy más que nunca”, “debemos ser innovadores”… y más “frases célebres”… pero ¿qué es exactamente innovación?. Hasta unos días, nos habíamos quedado con la que resumidamente señalaba algo similar a lo siguiente: adopción de cambios en procesos, bienes o servicios que generan valor a consumidores y empresa.

En una publicación de la revista Harvard Deusto encontramos una definición que engloba el carácter sostenible que debe incluir la innovación: Es el proceso de cambio que crea y aumenta la riqueza. Se puede crear algo muy novedoso, que guste a los consumidores, pero cuyo proceso de fabricación es muy costoso, que en muy corto tiempo obliga abandonar el proyecto o complica la situación económica de la empresa.

Tenemos tal variedad de definiciones sobre innovación, inclusive la información que nos brinda la prensa económica, por ejemplo, son constantes los datos que nos brindan sobre el volumen de las inversiones que hacen empresas y gobiernos en innovación, como si este dato por si sólo fuera relevante en este tipo de iniciativas.

En ocasiones “nadamos” en indicadores, en innovación, lo único que importa es si una innovación crea riqueza, y el único instrumento que nos brinda esta información es el flujo neto de efectivo.  Si una innovación inyecta un flujo de efectivo positivo real a lo largo del tiempo, todos los indicadores financieros simplemente estarán bien.  Si se pierde flujo de efectivo, los otros indicadores no importan, quizás inclusive nos “engañen” informándonos que vamos por buen camino.

Referencia: Revista Harvard Deusto Marketing & Ventas (Nro. 109)