Archivo diario: 30 octubre, 2009

Scorecard es a Estrategia como Dashboard es a Proceso


En un reciente eBook – este formato es cada vez más popular, parece ser el más práctico para divulgar conocimiento técnico, que casi siempre, en muy poco tiempo, requiere ser actualizado – titulado “Building effective dashboards and scorecards”, revisando sus primeras páginas, recordé que en ocasiones para evitar mayores explicaciones o “complicaciones”, utilizamos indistintamente, términos tales como scorecard o dashboard como sinónimos de cuadros de mando.  Pero es conveniente, para un adecuado uso de las herramientas informáticas disponibles, saber que cada uno de estos términos tiene un uso y contexto de aplicación diferente.

Dashboards, principales caracteristicas

Dashboards (Paneles de Información)

Son herramientas de reporting para consolidar, números, métricas y en ocasiones, scorecards en una sola ventana.  Se utilizan para mostrar los valores de un proceso o las cifras que genera un departamento.  No tiene porque ajustarse a una metodología de gestión.

Scorecard (Cuadro de mando)

Son aplicaciones que miden el progreso hacia el logro de una estrategia, metas u objetivos: utilizando KPIs (Indicadores clave de rendimiento).  Un scorecard puede ser parte de un dashboard, pero se diferencian en que un cuadro de mando incluye múltiples puntos de vista y aplica una metodología de gestión, tal como el Balanced Scorecard (Cuadro de Mando Integral, CMI).

Seguimiento o Gestión

Un dashboard de ventas informaría del logro de los objetivos de venta.  Un scorecard señalaría si el negocio es realmente rentable. ¿Qué utilizar? Lo deberían decidir los directivos de la organización, deberían responder a preguntas tales como; ¿Desea realizar un seguimiento de la estrategia de la organización? o ¿Sólo necesita una herramienta para supervisar el desarrollo de un proceso o el desempeño de algunas áreas de la empresa?

La organización debería efectuar una autoevaluación objetiva de su situación, aspectos tales como la gestión financiera, procesos operativos y la tecnología disponible, pueden ayudar a descubrir problemas, establecer prioridades y señalar un punto de referencia de la situación actual.  Toda la información recopilada en esta fase servirá para definir el alcance del proyecto e identificar los instrumentos más idóneos para potenciar la dirección del negocio.

Enlaces de interés:

aníbal goicochea