La RSC, algo más que “apoyar” a un deportista

Casi por norma, muchas de las grandes firmas, sobre todo financieras, buscan “colgarse” de los títulos de algún reconocido deportista para reforzar su estrategia de branding y en algunos casos, este “apoyo” se asocia a iniciativas de Responsabilidad Social Corporativa (RSC).


Casi por norma, muchas de las grandes firmas, sobre todo financieras,  buscan “colgarse” de los títulos de algún reconocido deportista para reforzar su estrategia de branding y en algunos casos, este “apoyo” se asocia a iniciativas de Responsabilidad Social Corporativa (RSC).  Un enfoque de estas características sería como quedarse en el umbral de una amplia gama de posibilidades y beneficios que se lograría con una verdadera adopción e incorporación de la RSC dentro de los planes estratégicos de las organizaciones.

Por ejemplo, al margen de su campaña publicitaria, Mutua Madrileña ha adoptado la RSC como filosofía de gestión en todos los niveles, identificando la RSC como:

  • Contribución de las organizaciones al desarrollo social
  • Esfuerzo en dialogar e interactuar con los públicos de interés.
  • Compromiso con el buen gobierno corporativo (relación accionistas – directorio – alta administración) .
  • Transparencia y fiabilidad en la información económica y financiera.

Y los beneficios que puede aportar:

  • Valoración positiva para la empresa como un lugar idóneo para trabajar, por parte de los trabajadores (menor rotación de personal).
  • Generación de confianza entre inversores y mercados financieros (mejor acceso a las fuentes de financiación).
  • Valor de marca entre los clientes y reputación ante la sociedad en general (branding sostenible).

Referencia: Diario Expansión