Archivo diario: 29 abril, 2010

No todo el reporting es para el análisis


Cuando abordamos un proyecto de Business Intelligence, especialmente, de reporting o un sistema de informes, seguro que el objetivo del proyecto rezará algo así como: “… ofrecer una herramienta de análisis para la toma de decisiones…” y al imaginarnos en esta situación, nos surge la siguiente pregunta ¿todos los informes que se desarrollarán en la organización serán para el análisis?

Consideramos que los informes pueden tener uno de los siguientes usos:

  • Análisis
  • Impresión de formularios de datos o documento oficiales
  • Exportación de datos (para otros tratamientos o conectividad con otras aplicaciones)

Seguro que la “batería de informes” será mayoritariamente para el análisis, pero se debería considerar los probables otros usos que podrían tener estos documentos.  Sería más eficiente, tanto para el equipo técnico que los diseña como para los usuarios finales que los utilizan o explotan la información.

Un informe que sería utilizado sólo con el fin de obtener un documento impreso, sería poco productivo invertir tiempo en su diseño incluyendo funcionalidades tales como hipervínculos, clasificaciones u ordenamientos, más propias de un informe para el análisis, del mismo modo, poner características de formato en un informe que sería utilizado sólo para llevar su contenido a otras aplicaciones (exportar).

Antes de ir con prisas a utilizar la herramienta de reporting seleccionada, identificar este tipo de aspectos, definiendo plantillas o modelos, puede repercutir en una menor inversión de tiempo en el desarrollo y mayor grado de satisfacción para los usuarios que utilizarán los informes.