Archivo diario: 8 marzo, 2010

“Limpiar los resultados de los buscadores”, Tarea pendiente en las Consultoras


Casi no hay empresa consultora que al buscarla a través de Google, en la primera página de resultados, además de la información corporativa, figura algún enlace a una página Web donde ex trabajadores, con o sin fundamento, comentan las experiencias negativas que han tenido con la empresa.

En un reciente artículo del diario El Economista se recomendaba que las empresas deberían actuar en defensa de su reputación online , no se trata de borrar los comentarios negativos, porque en la mayoría de casos es imposible, sino de relegarlos al “pozo de la red”.  Un bulo o comentario negativo en Internet, puede enturbiar toda la imagen de una empresa, elaborada con grandes inversiones en publicidad o el esfuerzo de varios años y muchos trabajadores.

Sólo alrededor del 10% de los internautas navega más allá de la primera página de los resultados de un buscador.  Por lo tanto, el objetivo es claro: Intentar que las diez primera posiciones (una página) de los buscadores hablen bien de la empresa.  Enviando los comentarios negativos después de la segunda o tercera página, significa “enterrar” y minimizar cualquier efecto de los comentarios negativos.

Hay empresas especializadas que realizan este tipo de trabajos de limpieza en la red.  Pero conociendo que los buscadores muestran sus resultados por la frecuencia de contenidos y diversificación de sitios, la recomendación es que se podría organizar un plan de acción basado en lo siguiente:

  • Crear alertas en Google, Yahoo y Twitter, para conocer lo que se dice de su empresa y competidores.
  • Crear perfiles de la compañía en las principales redes sociales: LinkedIn, Tuenti, Facebook, Twitter, etc. y montar webs, foros o blogs protagonizando diálogos intensivamente para que los buscadores los consideren más relevantes que los comentarios negativos.

No se trata de manipular la Web, es conocer y jugar con las mismas reglas de juego con las que participan los usuarios.  El resultado no es inmediato, puede significar el trabajo de varios meses o un año.

Referencia: Diario El Economista