iPad, fusionando características “sin ton ni son”

Se elogia que Apple invente mercados o redefina conceptos, fusionando características de diversos productos, con iPhone acertaron, pero esta vez parece que el proceso de innovación ha sido escaso


Pasada la fascinación del show de presentación del iPad, toca preguntarse ¿me compraría uno? Este artilugio, hibrido de móvil, videoconsola y un netbook; no resultará nada cómodo transportarlo como puede ser un iPhone y poco útil, mucho menos que un ordenador portátil.

El primer iPhone, a pesar que técnicamente brindaba menos prestaciones que otros teléfonos móviles, fue un producto muy vendido y luego muy imitado, estableciendo un hito en el sector de los productos móviles. Pero ¿cuál fue el principal motivo de este éxito en ventas? Creemos que fue la sensación de distinción que percibían los usuarios de llevar el “elegante” y “sofisticado” telefonillo black, llegar al trabajo o al barrio y mostrarle a los compañeros que eres uno de los “exclusivos usuarios” que tiene un “aifon”.

El iPad, con prestaciones básicas, quizás, fácilmente sustituibles con algunos nuevos modelos de teléfonos móviles y con unas dimensiones (24.6 centímetros y 680 gramos) que difícilmente facilitarán  que aporte valor emocional al usuario, dudamos que emule la hazaña del iPhone.

Se elogia que Apple invente mercados o redefina conceptos, fusionando características de diversos productos, con iPhone acertaron, pero esta vez parece que el proceso de innovación ha sido escaso o quedó a mitad de camino, ¿arrogancia tal vez? Creemos que este gadget entrará en la lista de desaciertos de la manzana.

aníbal goicochea